Dependencia emocional.

//Dependencia emocional.

A que nos referimos cuando hablamos del término dependencia emocional. Descubre como identificarla y algunos consejos para superarla.

La dependencia emocional se define como la necesidad afectiva extrema que un sujeto siente hacia otro a lo largo de sus diferentes relaciones de pareja.Esta necesidad no la podemos asimilar a la propia de la dependencia instrumental, caracterizada por la búsqueda de protección y la falta de autonomía. Es un patrón de necesidades emocionales no satisfechas que la persona intenta cubrir con otras personas de forma poco adaptativa, excesiva y mantenida en el tiempo. (Castelló, 2000; 2005).
El término dependencia emocional habitualmente se utiliza para hacer referencia a personas que muestran mucho temor y ansiedad ante la idea de ser abandonadas y llevan a cabo toda una serie de acciones para evitarlo. Así, se considera dependiente a la persona que está dispuesta a hacer o soportar casi cualquier cosa con tal de que no la abandonen ARUN.
Las personas dependientes muestran una autoestima pobre y un autoconcepto negativo. Por otra parte, la autoexigencia en las relaciones interpersonales, así como el dolor insoportable que implica la ruptura de las relaciones importantes para ellas, suponen acontecimientos claves para el inicio del desarrollo de sintomatología ansiosa y depresiva.
Las personas dependientes emocionalmente basan sus necesidades afectivas de acuerdo con los deberías de estándares ideales del amor romántico, que los lleva a exigir de su pareja una atención constante, la cual generalmente no logra ser satisfecha completamente, ocasionando en ellos una sensación constante de fracaso (Castelló, 2005; Lemos & Londoño, 2006), así como la aceptación de múltiples comportamientos de control por parte del dependiente, para tratar de contrarrestar la sensación de vacío constante.
Los Deberías se consideran como una distorsión cognitiva en la medida que genera un procesamiento de la información con estándares elevados, rígidos e inflexibles de las situaciones o acerca de cómo tienen que suceder las cosas, donde cualquier desviación de estas normas se considera insoportable, lo cual repercute en la estabilidad emocional de las personas y en la calidad de la relación con los demás.
Las personas que presentan dependencia emocional, presentan unas características específicas en el área de relaciones interpersonales en la que se establecen reglas para la exclusividad o el control de la pareja, en las cuales se exige al otro una atención constante, así como la fantasía de tener el control de la vida del otro y de sus relaciones. Se considera que la dependencia emocional se mantiene por una asunción de creencias distorsionadas y desadaptativas, como «no merezco que me amen», «no puedo ser yo mismo y ser amado», «si amo, sufriré» o «he de buscar la felicidad fuera de mi mismo».

CÓMO IDENTIFICARLA

Características de la Dependencia Emocional.

Hay una necesidad excesiva e imprescindible por tener contacto con el otro o de estar con la pareja. Lo que une a estas personas con sus parejas es mucho más fuerte ya que precisan del objeto idealizado para que se les suministre el cariño del que carecen. Los dependientes no ven satisfechas estas pretensiones afectivas y las confunden con adhesión extrema.

Las principales características son:

  • Deseos de exclusividad en la relación: El dependiente emocional lleva muy lejos su afán de exclusividad, es decir, que si le fuese posible colocaría una burbuja que envolviera a su pareja como a él, para que ambos se aíslen de su entorno. No se contemplan las amistades ni otras obligaciones, lo ideal para el dependiente es que exista una exclusividad absoluta para ambos miembros de la pareja.

 

  • Prioridad de la pareja: El dependiente emocional sitúa a su pareja, como la única y máxima prioridad en su vida; de manera que sitúa a su familia, a su trabajo, a sus amistades e incluso a sus propios intereses por debajo de su relación.

 

  • Idealización de la pareja: Los dependientes sobrevaloran en todo aspecto a su pareja, quien pasa a ser extraordinario, con cualidades diferentes, superior al resto e incluso al propio dependiente

 

  • Sumisión y subordinación: Esa es una de las pautas de interacción más características del dependiente, quien tiene claro que su pareja es una persona a la cual debe admirar y agradecer en todo momento. Como consecuencia inmediata esto conllevará a que actúe según su pareja lo indique.

 

  • Miedo a la ruptura: El temor al rechazo y a la ruptura es excesivamente fuerte en el dependiente emocional. El miedo al abandono preside su vida.

 

  • Asunción del sistema de creencias de la pareja: El dependiente emocional tiene a su pareja como auténtica referencia en su vida, como sentido de su existencia, a quien idealiza y con quien comparte todas sus creencias, aún si al empezar la relación no haya sido de esta manera.

 

  • Necesidad de agradar: La aprobación es muy importante para los dependientes emocionales, e interpreta el rechazo o a no caer bien como antipatía por parte de los otros. Al momento de conocer a una persona, el dependiente suele estar preocupado por la impresión que causó en la otra persona, es por ello que busca ser bien recibido y aceptado. Si es que aún no tiene pareja este deseo es mayor.

 

  • La autoestima y el miedo e intolerancia a la soledad: El dependiente posee baja autoestima, no espera el cariño real de su pareja porque tampoco lo siente hacia sí mismo, y probablemente tampoco lo ha recibido de las personas más significativas en su vida. Por eso posee miedo a la soledad.

Puedes identificar si eres un dependiente emocional al preguntarte si:

  • Experimentas una necesidad imperiosa del otro o de tener una relación.
  • Sientes un apasionamiento excesivo por otra persona.
  • Tienes sentimientos de celos y posesión.
  • Sacrificas y privas cosas en pro del otro.
  • Te apasionas y lo dices de inmediato.
  • Te echas  la culpa cuando ocurre algo.
  • Eres incapaz de soportar la separación.
  • Estás demasiado o intensamente implicado/a cuando:  le preocupa el otro y la relación.
  • Tienes una escasa o ninguna vida social aparte del otro/a.
  • Tu vida sólo gira ante la previsión de oír y ver al otro.

CÓMO SUPERAR LA DEPENDENCIA EMOCIONAL 

  • Tomar conciencia.
  • Pensar en lo sufrido.
  • Ser conscientes y aceptar la dependencia emocional.
  • Dejar espacio en la mente para una nueva idea y un cambio.
  • Hacer un listado negativo. Apunta todo aquello que no te gusta del otro.
  • Tomar distancia.
  • Tomar acción.
  • Aprender a estar en soledad.
  • Buscar ayuda en un profesional.
Desde el Instituto De Hipnosis y Psicología realizamos un tratamiento integrador, con técnicas de Hipnosis y EMDR, Terapia de Aceptación y Compromiso, etc con el objetivo de fortalecerte, de que aprendas a ponerte en valor, a poner limites que te ayuden a sentir que eres libre de escoger la pareja y la vida que quieres.

 

 

 

Luisa Fernanda Martínez Jurado

Psicóloga Sanitaria Colg.AN07638

Fundadora y Directora del Instituto de Hipnosis y psicología

 

 

 

Integra. Resuelve. Avanza

WEBGRAFÍA.

BIBLIOGRAFÍA.

Castelló, J. (2005).  Dependencia Emocional características y Tratamiento . Madrid: Alianza.
Por | 2021-10-29T14:03:12+00:00 octubre 29th, 2021|Blog|Comentarios desactivados en Dependencia emocional.

About the autor: